Crack del 2008

enero 11, 2009

Hola a todos estimadísimos perturbados, hoy quisiera hablaros un poco de la crisis en la que nos encontramos inmersos y explicar básicamente de que va la cosa, para así hacer de vuestra mente un elemento aún más precioso (en resumidas cuentas este blog fue fundado con este propósito).

Bien, lo primero que he de hacer es definir “crisis financiera”: es un desorden agudo que pone en peligro todo el sistema económico y cuyo determinante suele ser una acumulación de circunstancias. Sus consecuencias pueden ser devastadoras o insignificantes, todo depende de cómo se trate y cual sea la respuesta del sistema a ese tratamiento. Los economistas cuentan con una serie de apoyos para tratar de paliar estas consecuencias.

Desde hace tres decenios se han ido produciendo cambios en el marco institucional de los sistemas financieros: los Mercados Financieros han ganado protagonismo y las entidades financieras (bancos) han quedado interconectadas, aunque sigue habiendo una distinción entre bancos puros y bancos de inversión. Los primeros son como la agricultura, buscan un beneficio constante a largo plazo y los segundos son como la caza, quieren beneficio de forma inmediata y, por ello, son los responsables del riesgo en todo el mundo.

El origen de esta crisis está en la expansión del crédito hipotecario en los EE.UU. (nuevamente topamos con estos cabrones enfermos!), que requería un aumento de la demanda. Esto implicaba una relajación de las condiciones de los préstamos, concediéndolos a personas insolventes (para no dejarle ni 5 pavos oiga) que aceptarían sin dudar un interés elevado, lo cual hacía muy rentable estas operaciones. El problema se materializaría si realmente la gente era insolvente o si se reducía el valor de las viviendas financiadas, y de esta manera pasó la alarma a los mercados y, especialmente, al mercado interbancario. Aquí entran los Gobiernos y Bancos Centrales, que intentan reducir la propensión al riesgo de las finanzas actuales actuando sobre tres palancas: regulación y supervisión más estricta y extendida a la totalidad de las instituciones financieras; disminución de su capacidad de endeudamiento; y desconfianza respecto a los posibles efectos desestabilizadores de la ingeniería financiera sofisticada.

Es una explicación muy básica y con muchos detalles obviados pero para más inri os dejo por aquí un vídeo bastante cómico a la par que interesante.

Saludos cabrones perturbados.